Sin merecerlo.

Con lo mal que tratamos a la naturaleza y esta nos regala sus paisajes y su tranquilidad en todo momento.

La asfaltamos, tunelamos, hacemos taludes en sus montañas y encauzamos sus ríos a nuestra conveniencia y aún así brota en el lugar menos esperado.

4 comentarios en “Sin merecerlo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.