Otro mundo.

La orilla

Me acuerdo cuando de pequeño iba a pescar con una vara, un sedal y un anzuelo, le poníamos un gusano y allí pasabas la tarde mirando al corcho si se hundía.

Los pájaros, los mosquitos la brisa que movía las hojas de los chopos… y el guarda. Rápidamente había que lanzar la vara al agua y sentarse encima de los gusanos para disimular.

Años más tarde pescaba a mosca en auténticos paraísos natules. El Cares, Sella, Curueño, Deba, Esla, Porma, Pisuerga y como no el Carrión.

No he sido un pescador super brillante pero aprendí a identificar los mosquitos que salían, la épocas y hacerlos en el torno en casa. Todavía conservo la primera ninfa que hice y con la que pesqué una trucha en el río Trueba.

He pescado todo tipo de peces y solo me queda uno por sacar y devolver como siempre he hecho, el salmón. No sé si algún día lo haré ya que llevo siete años sin pescar. La masificación y la poca conservación de los ríos terminó con mi afición.

Para mí el río es como un mundo diferente. Todo lo que pasa en él y como ves el exterior desde dentro. Puedo pasar horas al lado de un río mirando el fondo, los pájaros, buscando ninfas para ver que mosquitos van a salir y escuchar la melodía de la corriente.

6 comentarios en “Otro mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .