Magnetismo.

No creo en religiones ni reencarnaciones, ni paraísos en otras vidas, las respeto a todas siempre y cuando me respeten a mí.

Lo que si creo es en el magnetismo. Me explico.

Es ese lugar al que vas sin ser casi consciente de ello. Te atrae por algún motivo bueno o incluso doloroso, pero cuando estás allí estas en calma. Puedes estar feliz, triste, llorar o reír pero estás en paz.

Cuando voy al pueblo de mí padre, de repente, me encuentro en la orilla del río donde mi abuela me llevaba a jugar de pequeño.

La imagen que muestro es de un lugar donde he ido pocas veces, una de ellas fue en un momento muy emotivo, y por eso cuando voy tengo como una necesidad de ir allí. Como algo que me arrastra. El magnetismo.

Puedes viajar a lo largo del mundo pero sino tienes lugares así estás perdido.