Como de juguete.

Como si de un juguete se tratara el caserío del fondo es tan real como irreal el bosque que hay delante de él.

Dependiendo de la perspectiva se puede manipular una imagen, una epidemia o empezar una guerra.

Así son las cosas.