Paraísos vacíos.

El domingo pasado subí al monte que subo todas las semanas desde mí casa y estaba abarrotado de gente. Subí tarde,craso error, y me encontré ese percal. El buen tiempo y los propósitos de comienzo de año saturaron la montaña.

A escasos diez kilómetros de allí estaba este paraíso vacío. Solo me crucé con dos personas y únicamente se escuchaba el sonido del arroyo y algún pájaro.

Que especie tan rara somos que nos encanta el tumulto, cuando más seamos y más se nos vea mejor.

Pues para vosotros….

13 comentarios en “Paraísos vacíos.

    1. Cierto. Cuando empecé a subir montañas solo había pantalones de pana y botas de cuero. El chubasquero que transpiraba menos que una bolsa de El Corte Inglés. Ahora para subir una tachuela la gente se equipa como para ir al Anapurna. De locos. Gracias.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .