El huerto.

En cualquier pueblo o incluso en las afueras de la ciudad, siempre existe ese huerto forajido.
Un día un señor con cuatro tablas y unas herramientas, se arma de valor y como un colono en el salvaje oeste americano – que por cierto no se a que viene lo de “salvaje” ya que en Europa nos hemos estado dando de sopapos toda la vida- y se adjudica un pedazo de tierra para su cultivo.
Casi siempre estaba en cuesta, al lado de un ferrocarril o debajo de una torre de alta tensión.
Era inconfundible el bidón para recoger agua de lluvia o incluso una vieja bañera.
Ahora hay ayuntamientos que alquilan terreno para hacer algo parecido pero regulado.
No es lo mismo….

2 comentarios en “El huerto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .