El inicio y el final.

En esta estación empezaban y terminaban mis veranos.
La Estación del Norte, La Concordia o La Robla eran los nombres con la que se conocía y se conoce.

F.E.V.E. es el ferrocarril de vía estrecha que cruza en noroeste de la península atravesando unos paisajes preciosos.
El viaje era interminable debido a lo estrecho de la vía, los parajes por los que pasaba y las “sorpresas” que iban apareciendo.

A la hora de comer la gente compartía la comida e incluso se hacían rifas en el trayecto. A medio camino se cambiaba la máquina y a seguir.

Ahora hay una línea de cercanías y el tren turístico Transcantabrico.