Se cerró el grifo.

El vestuario de la vieja fábrica está vacío. Las taquillas están oxidadas, los espejos hechos añicos y por el grifo corrió su última gota hace años.

El alboroto de los viernes por la tarde y los murmullos y juramentos de los lunes por la mañana se han convertido en un silencio sepulcral.

Ahora los obreros son robots. Como si antes no lo fueran.

Anuncios

8 comentarios en “Se cerró el grifo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.