Otra vez.

En lo alto de la montaña
Relax como premio.
De nuevo arriba. A veces pienso que para qué. Es bonito y sano pero lo que realmente busco es el sufrimiento de la subida. Que mi corazón se ponga al máximo me causa una sensación de un grato sufrir. No es masoquismo, es algo fisiológico. Como que en ese estado mi cerebro le mandase al cuerpo, además de aumentar las frecuencias respiratoria y cardíaca, una señal de paz y relajación.
Es algo extraño pero en ese momento de tanto esfuerzo respiratorio hay una calma total dentro de mí.
Por eso busco más las subida que la llegada.

6 comentarios en “Otra vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.