Cambian las cosas.

Desde las campas del barrio de mí niñez veo la ciudad. Todo ha cambiado.
La ciudad es diferente.
Yo soy diferente.

Faltan seres muy queridos. Amigos de correrías que se quedaron por el camino.
También sobra mucha gente. Pesados, cargantes y que ni han tenido, ni tienen, ni tendrán nada que ofrecer. Miserables.

Estas preciosas campas verdes con estas magníficas vistas, antes eran suelos contaminados por la gran acería y sus recovecos eran bosques de jeringuillas donde de vez en cuando algún desgraciado hacía su viaje final.

2 comentarios en “Cambian las cosas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .