Charcos y demás.

Hay grandes charcos por la calle. No los evito. Siempre metido en un charco, hasta con un sol brillante.
El tema es salir de él, o eso dicen. Y sí, muchas veces sales, pero la humedad está ya dentro.
En ocasiones leo esas frases positivas acerca de lo bella que es la vida y lo felices que debemos ser. Y yo solo veo charcos, piso charcos y noto la humedad en la médula. ¿Dónde están esas frases?¿Para qué sirven? y… ¿A quién?

Hay que estar ciego, no conocer lo que pasa ahí fuera o adaptar esas bonitas frases a las mujeres maltratadas, los parados, los que se ahogan en una patera o los que su propia mente les tortura.

7 pensamientos en “Charcos y demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.