Sí hijo, sí.

Sí, hasta allí arriba tenemos que ir. El camino es complicado y sobre todo empinando pero poco a poco llegaremos.

El río nos acompaña en nuestro camino. Siempre es agradable escuchar el sonido de la corriente.
Recuerdo cuando iba a pescar al “sereno” en el Carrión y sonaba la corriente del río y de repente el sonido de una trucha que comía algún tricoptero.

Ya llegando a la cima el río desaparece pero otros “seres” nos acompañan en el camino. A algunos parece que nuestra compañia no les agrada.

7 pensamientos en “Sí hijo, sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.