¡Baja!

Que difícil es marchar cuando te estás divirtiendo.
La promesa previa de irnos cuando aita diga, queda derogada en el momento que la adrenalina del tobogán y los columpios hace acto de presencia.
Esgrimes todo tu catálogo de castigos, los posibles e imposibles y nada, ahí arriba terco sin hacer caso.
¡Paciencia! dicen.
La paciencia es como el pelo, lo pierdes durante los años y no hay implante que la restablezca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .