Buscando la luz.

En los bosques de abetos casi no llega la luz al suelo. Cuando esto ocurre, las pocas plantas que lo habitan luchan por acariciar los rayos con sus hojas.

Los bosques de coníferas no autóctonas con fines comerciales han esquilmado a los hayedos, robledales y encinares cantábricos. Los suelos han cambiado, y muchas especies animales han desaparecido especialmente en la costa.
Ahora hay una enfermedad en el pino no autóctono. Las autoridades, esas que han permitido introducir estas especies foraneas, han decidido fumigar todos los bosques vascos con humanos incluidos. Eso sí, el pesticida es totalmente inocuo. Sí, claro.

2 pensamientos en “Buscando la luz.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.