En tierra firme.

Por los maravillosos caminos que bordean la mar en La Costa Dorada me encontré esta preciosidad.

Fue totalmente casual ya que nunca había estado allí. Era una vieja barca que estaba como si su dueño la había querido convertir en un monumento. Lo más llamativo es que la finca estaba abandonada.

Cuando vi la escena me quedé alucinado con todos sus colores. La barca, el cielo con las nubes, el mar, las piedras y ese explendido cactus. Saqué un montón de fotos ya que cada ángulo daba una posibilidad diferente.

Cuando terminé de fotografíarla y la observé como “miraba” al mar, me dió pena ya que no estaba en su sitio natural.
Igual hubiese sido más glorioso un final luchando con las olas y terminando en el fondo del mar.
Pero luego pensé que si alguien se había molestado en traerla hasta aquí, hacerle ese pedestal de piedras y ponerla mirándo hacía la mar debía ser un objeto muy especial para él, ella o ellos.
Sí, ese era su lugar.

4 pensamientos en “En tierra firme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.