Suerte.

Dejando a un lado a la familia, en otros ámbitos de la vida me considero una persona con poca suerte.

Igual no la he buscado o ella me ha evitado. Lo cierto es que nunca me he encontrado ni en el lugar ni el momento preciso y cuando lo he estado ha sido para mal.

Hace poco mi suerte cambió por lo menos unos instantes.
Iba corriendo por una senda cuando el Sr.Garmin me dijo que tenía que parar. Txarli-patata ,nombre que le doy a mi corazón para que me dé fuerzas, estaba en su zona 5 y me comentó que al final de la cuesta tendría que sentarme si quería seguir latiendo al unísono.
Yo a mis cuarentayejem le hago bastante caso y es mejor llevarme bien con él.

Cuando me senté, bebí y comí -parece un pasaje bíblico – observé un camino por el qué subía un montañero. Nunca me había fijado en él ya que suelo bajar rápido. Le seguí unos kms y descubrí este maravilloso lugar.

No me digáis que no es suerte, el destino o como le queráis llamar que me sentase justo allí para conocer este pequeño paraiso.

6 pensamientos en “Suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s