La casa vieja.

En su día fue la vivienda de una fábrica. Con niños correteando, señoras cantando mientras cocinaban y hombres jugando la partida a pensión completa.
Hoy solo hay yonkis, vagabundos y algún gato callejero.
De aquellos días solo quedan los muros, algunas persianas y medio cromo de Santillana.

6 pensamientos en “La casa vieja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s